VIDEO: Marchar ¿para qué?

Marchar ¿para qué?

Por: Mario Rodríguez Platas

21.06.2014 – Monterrey, N.L

 

Hoy, de nueva cuenta como cada año, salimos a las calles de Monterrey a mostrar nuestro orgullo de ser lo que somos, a ser visibles ante el resto de la sociedad y exigir con esto que se nos reconozca como ciudadanos y ciudadanas con todos los derechos.

Son 14 años de visibilidad y de fiesta pero también un recordatorio de que quienes deciden desde el poder político, no nos toman en serio y, por lo tanto, no formamos parte de su agenda de prioridades que abran la puerta a ser tratados como iguales.

Y si no ¿cómo explicar entonces que a un año de que los diputados locales se comprometieron a darnos un ley contra la discriminación y que ésta se penalice, solo tenemos una reforma al código penal que aún no es promulgada por el Ejecutivo Estatal para que ya sea vigente y la ley ni siquiera se ha empezado a discutir? o ¿por qué los diputados locales no han abierto el debate sobre el matrimonio civil igualitario para el que existen ya dos iniciativas que llevan más de dos años en la congeladora?

Por eso, muchas parejas de nuestro colectivo han tenido que recurrir al amparo federal para que se les permita casarse en nuestro Estado, o bien, lo han hecho en el Distrito Federal y con ello acceder a los beneficios que otorga el matrimonio como la seguridad social, la herencia, etc.

Otras parejas han tenido que recurrir a denuncias ante las autoridades para evitar que se les discrimine.

Para todos y todas es conocido el caso de Ale que por ser hija con dos papás fue expulsada de un colegio particular y que después de que se hiciera público el acto discriminatorio a la niña, al final The Hills Institute fue sancionado por la Secretaría de Educación Estatal, quedando pendiente la reparación del daño.

O qué decir del caso de Arath de Jesús, cuyas madres Gizze y Krystal, después de pasar por un proceso de afiliación al IMSS untanto tortuoso, se toparon con la negativa inicial para la inscripción del pequeño en el Registro Civil como hijo de las dos.

Para fortuna de Arath de Jesús, existió una orden directa del gobernador del Estado para que se le inscribiera como lo pedían sus dos mamás. Con ello, Nuevo León se convirtió en el primer Estado del país que, sin modificar ninguna ley, les reconoce el derecho a ser inscritos en el Registro Civil a los hijos de familias homoparentales.

Pero si hablamos de la lucha porque se nos reconozcan derechos, también vemos que de manera cotidiana muchos/as de los/as integrantes de nuestro colectivo, sufren discriminación en el trabajo, la escuela y a manos de los cuerpos policiacos que de una manera sesgada interpretan el reglamento de policía y buen gobierno criminalizando las muestras de afecto de las parejas, con lo cual se les amaga con arresto o se les detiene arbitrariamente.

En esto de la discriminación el rostro más terrible son los asesinatos que podrían ser tipificados como crímenes de odio, que es aquel asesinato que se comete porque la víctima es de una orientación sexual distinta a la heteronormativa. Tan sólo en lo que va del año son ya 9 asesinatos de este tipo que se registran de manera hemerográfica; pero lo peor es la revictimización de quienes han sido objeto de estas acciones al clasificarlos como crímenes pasionales.

Pero ¿por qué pasa todo esto?, pasa, porque existe una indolencia de la autoridad y un valemadrismo de nuestra parte como colectivo

Me explico

Las autoridades encargadas de la prevención del delito, así como aquellas encargadas de sancionarlo, nos ven como ciudadanos de tercera y lo peor es que pareciera que nosotros/as lo asumimos como normal y no ejercemos nuestro derecho a defendernos cabalmente.

Como colectivo lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero y travesti, no somos solidarios con lo que le pasa a uno/a de nuestros/as integrantes. Nuestro individualismo es el causante de que pase, yaque quien no sufre ningún tipo de discriminación asume que no tiene por qué meterse a defender o ayudar a quien es estigmatizado/a o humillado/a por su orientación sexual. Eso es está bien…hasta que también son víctimas.

Como se ve, no estamos unidos/as y por lo tanto somos más vulnerables.

La apatía es un síntoma del estado de confort en que nos encontramos, y sin embargo, admiramos otros Estado u otros países donde nuestra orientación no es detonante para el maltrato y decimos qué bien allá, pero aquí no hemos hecho ni la milésima parte de lo que los/as integrantes del colectivo LGBT de los lugares que admiramos han hecho.

Por eso hoy les digo que es importante interesarse de nuestro entorno y organizarnos, ser más proactivos y abandonar la apatía que tanto daña el avance en el reconocimiento de nuestros derechos.

Vean el avance de quienes nos odian y que se organizan para impedirnos el reconocimiento de nuestros derechos. Ejemplos sobran:

Hace una semana se conformó una Comisión de la Familia y Desarrollo Humano en el Senado de la República encabezada por el panista Jose María Martínez, que busca suprimir el matrimonio de parejas del mismo sexo en el DF y la interrupción legal del embarazo e impedir que otros Estados legislen a favor de las familias diversas; Comisión que nos recuerda aquella creada por Himmler en la Alemania nazi en 1936, denominada Oficina Central del Reich contra el aborto y la homosexualidad

¿La política no les interesa? Les digo una noticia: la política es tan importante para el desarrollo social como para dejársela nada más a los políticos.

En nuestro colectivo, existen expresiones políticas que ven por nuestros derechos. Tenemos el caso del PRD, con su Coordinación Nacional de Diversidad Sexual y que en Nuevo León encabeza Edgar Sierra; el caso del naciente Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) que cuenta con una Secretaría de Diversidad sexual y  que en nuestro Estado está al frente Chava de la Hos o el caso del PRI que en el Distrito Federal tiene la Coordinación de Diversidad Sexual donde la dirige Rafael Ramírez Arana.

Para lograr el cambio, debemos interesarnos en la política y de esa manera interesar a quienes hoy nos ven de reojo y que no nos toman en cuenta por no estar organizados/as

Necesitamos demostrar la fuerza que como colectivo LGBT tenemos y que ignoramos que contamos con ella.

Por eso los convoco a que juntos todas y todas los/as integrantes del colectivo no veamos los días 16 y 17 de agosto y fundemos la Federación LGBT de Nuevo León.

Esos días (16 y 17 de Agosto) discutiremos la elaboración de la Visión, Misión y Estatutos de esta Federación, así como la integración de su primer Consejo Directivo.

Es importante decirles que no existe en el país (a nivel federal o en los Estados), una organización como la que les propongo que hagamos. Será la primera en su tipo y, créanme, orgullo de lo que somos capaces de hacer.

Debatamos entre nosotros, discutamos puntos de vista y construyamos juntos/as un proyecto de movimiento que nos permita avanzar organizadamente en la conquista de espacios y reconocimiento de derechos.

No tengamos miedo a la discusión, aprendamos a debatir y ponernos de acuerdo, demos un ejemplo al país de que en Nuevo León nos atrevimos a dar un paso adelante en la búsqueda por construirnos un mejor futuro para todos/as.

Seamos capaces de darle a la nueva generación de la comunidad LGBT la oportunidad de un futuro mejor del presente que ahora padecemos.

Seamos audaces, decididos y ganemos el futuro. Nada es gratis, ni fácil, pero tengamos el valor de conquistar para todos/as el futuro que está a la espera de nosotros/as.

Todos los derechos para todas las personas

Muchas gracias.

 

Comentarios